Tomas y Bea confiaron en nosotros para crear el recuerdo del día más especial de su vida, el día de su boda.


Su historia comenzó en Cabra,un pueblo al sur de Córdoba. Allí vivimos un día cargado de emociones. La cara de Tomás esperando a su novia el día de su boda transmitía pura alegría;mientras en la puerta de la iglesia la gente esperaba ilusionada la espectacular llegada de Bea.Llegó deslumbrando desde el carruaje que la llevaba a su encuentro,al compás de los pasos de sus caballos, su gran pasión.


Y allí,en aquella iglesia sellaron su amor junto a sus familiares y amigos, que tampoco quisieron dejar pasar la oportunidad de desearles lo mejor en la vida que comenzaban juntos. Lágrimas de alegria,sonrisas, ilusión…fueron algunos de los sentimientos que afloraban entre todos los presentes, pero hubo uno que resaltaba entre todos, el amor, y que sólo bastaba con observar las miradas de Tomás y Bea para notarlo.


Acompañados por un coro rociero,arroz y pétalos los novios salieron de la iglesia siendo ya marido y mujer.


Pero aquí no acababa todo y seguimos creando el recuerdo del día de su boda junto a ellos, en el lugar donde lo celebraron por todo lo alto.


La Dehesa del Colmenar, una espectacular finca ecuestre,rodeada de olivares y que también se sitúa en Cabra(Córdoba),fue el sitio que eligieron para festejar su gran día.¡Y tanto que fue grande! Lo pasamos genial captando cada risa,sorpresa,baile,beso…cada detalle del ambiente que allí se vivía.

Sólo podemos darles las gracias por haber sido los videógrafos de su boda.